Imprimir esta página
Lunes, 31 Mayo 2010

Castilla y León: Los Ríos Como Alternativa Turística

Escrito por Joaquín Berrocal Rosingana

El agua ,como el relieve, el clima o la vegetación es elemento natural capaz de convertirse en reclamo turístico, símbolo publicitario primero e ingrediente activo después. Pero más que ningún otro componente fisionómico, juega papel esencial en la configuración del relieve y en la posterior captación turística.

El agua, recurso tan preciado como escaso, es motivo de atracción allí donde surge, fluye o se remansa. En estado líquido, en forma de hielo o de nieve adorna los paisajes y provoca una especial emoción en el que la contempla. Es objeto de fuerte impacto visual y proporciona enorme placer cuando se convierte en escenario de pesca, baño u otros deportes.

Interviene como poderoso agente erosivo y propicia formas espectaculares. A su vez, es fundamento de vida y condiciona los más variados asentamientos humanos, contribuye a través del riego a la humanización de los espacios y desde siempre es fuerza motriz indispensable: mueve molinos, fraguas, almazaras, las modernas centrales hidroeléctricas... El agua, recurso natural turístico, se trueca en recurso cultural cuando la mano del hombre lo transforma en ingenioso motor.

El agua, esencia de vida para todas las civilizaciones, aumenta sus potencialidades en el momento actual. Es el don de la naturaleza que, junto al sol, más solicita la sociedad del ocio. Este fluido renovable es patrimonio social cuando fluye en libertad y por cuyo disfrute no es necesario pagar. Ahora bien, aun siendo renovable, es muy sensible a las agresiones externas y de la mayor o menor calidad de las aguas depende en gran medida el buen estado del medio. Por ello, nuestra sociedad tiene el compromiso y obligación de mantener en las mejores condiciones posibles cada una de las corrientes de agua.

Castilla y León dispone de una riqueza fluvial no suficientemente conocida en el exterior y por ello escasamente valorada si excluimos los cursos próximos o en el área de influencia de Madrid y Bilbao principalmente. Esta región interior ofrece sus aguas como riqueza patrimonial, allí donde el mar está lejos y donde el líquido elemento cumple la función de la playa en el litoral cuando arrecian los calores del estío. Sirve magníficamente bien al turismo de radio corto, al de fin de semana o breves períodos vacacionales.

En la poética visión de César Manrrique,"nuestras vidas son los ríos, que van a dar a la mar, que es el morir".

En la óptica de Unamuno los ríos son la "conciencia del paisaje". Es cierto que cada río inspira y rezuma poesía pero seguir su curso es viajar a través de la geografía y la historia. Es una de las mejores formas de conocimiento de la realidad geográfica e histórica. Es la manera de aproximarse a las fiestas, tradiciones y leyendas que surgen en cada una de nuestras poblaciones.

Aunque la cuenca hidrográfica del Duero ocupa más del 80% de la superficie regional, otros ríos de Castilla y León desaguan a través del Tajo, Ebro, Miño o vierten directamente hacia el Cantábrico; de ahí la gran diversidad de la red castellanoleonesa y de que generalmente se consideren por un lado el Duero y sus ríos y por otro los que fluyen periféricamente.

Frente a la Castilla literaria de páramos, yermos y secanos, hay una Castilla de "largos rios" que procedentes de los principales bloques montañosos, se articulan en torno al Duero, río literario que "cruza el corazón de roble de Iberia", río "tendido en la llanada", río que rompe la meseta y descubre sus "berroqueñas entrañas" en la frontera de Zamora y Salamanca con Portugal.

Machado, Unamuno, Gerardo Diego, Ridruejo, entre otros, han cantado y descrito los parajes del Duero castellano, atractivo turístico en Urbión y la Tierra de Pinares donde nace, en el embalse de la Cuerda del Pozo, en Soria del románico y de los poetas, en los sotos ribereños, en las monumentales Tordesillas, Toro o Zamora, en el incomparable marco de los Arribes donde es el artífice del más desgarrado y sobrecogedor paisaje; tanto, que los antiguos lo temían y veneraban como auténtico dios. Represado en Saucelle, Aldeadávila y Castro, alimenta las centrales de energía y aumenta el potencial turístico a través del conocimiento técnico.

Desde las montañas que circundan la meseta superior llega al Duero el Arlanza de Covarrubias y Lerma; el Arlanzón de Burgos; el Pisuerga del canal de Castilla; el Carrión de las fuentes Carrionas; el Esla de Riaño, que acoge a otros afluentes de la provincia leonesa a cual más interesante; el Tera del lago de Sanabria,"espejo de soledades", el Tormes de Gredos, Alba y Salamanca; el abulense Adaja; el Duratón de las Hoces...

La juventud de estos ríos es de indescriptible belleza. Las ruidosas aguas que descienden desde las cumbres se abren paso entre praderas, bosques frondosos y valles largos y estrechos, caminos de unión entre mundos diferentes. A veces se remansan en hondas y extensas superficies que, como gigantescos espejos, invierten los perfiles de los picos, las frondas de las laderas y las torres de las iglesias. Las imponentes láminas que cubren el entorno regional sacian la sed de los cultivos del llano, proporcionan energía a la región y a otras áreas del país. Cada vez más el mundo del ocio se apropia de la imagen directa o fotográfica y surca las aguas de los embalses en son de competición o de relax.

Traspasadas las barreras montañosas, los ríos caminan perezosos por el centro meseteño, a través de espaciosos lechos donde la horizontalidad dominante se quiebra con las hileras verticales de chopos , olmos o alisios. Las caducifolias de ribera introducen discontinuidades cromáticas en una tierra donde predominan los tonos oscuros de las perennifolias y las sombras ribereñas proporcionan frescor y alivio, complemento estupendo de las aguas durante el estío.

El turismo de la llamada "marea madrileña" hace tiempo que descubrió los ríos segovianos y abulenses que descienden desde el Sistema Central y, poco a poco, siguiendo la corriente, se ha adueñado de paisajes de ensueño como las Hoces del Duratón y del Riaza. Ambos, como el Lobos en Soria o el Arlanza en la provincia burgalesa, se encajan profundamente en las calizas de las Serrezuelas y dejan al paso áreas de gran valor ecológico, amén del arte prehistórico, el románico o poblaciones tan señeras como Maderuelo o Sepúlveda, hitos en el románico o en la ruta del cordero segoviano.

Menos conocidos son los río salmantinos cuando se rinden al Duero. Tormes, Uces, Huebra y Agueda cortan la penillanura y se precipitan entre escotaduras y barrancas. En los bancales de las abruptas laderas se cultivan vides, olivos, almendros y hasta naranjos y limoneros.

Los ríos de la periferia regional ofrecen el más bello y codiciado muestrario entre los ríos de España. El Cares es harto conocido y su nombre es suficiente para que muchos identifiquen un paisaje, un valle o unas particulares formas de vida. Nacido en Valdeón se estrecha y profundiza camino del Cantábrico. El río Esmeralda fluye en un abismo angosto bajo las góticas peñas de los Picos de Europa. Deja atrás, antes de llegar a Asturias, lugares de historia y leyenda en medio de la frescura y el verdor: ermita de la Corona, la Peguera , Caín... ¡ Qué delicia ver surgir el líquido elemento en el manantial de la Jarda o en tantas y tantas fuentes que dan a luz a las aguas de las entrañas calcáreas! ¡Qué maravilla ver teñirse las arboledas, desbordarse las fuentes, cubrirse las praderas de flores multicolores o ver iluminado el fondo del cauce, tan lóbrego durante el largo invierno de los Picos!.

Riadas humanas inundan el Cares leonés y muchos de los turistas nada saben de Sajambre y el Sella a pesar de la corta distancia que media;¿habrá valle tan hermoso como éste?.

Sajambre es un paraje embudiforme que alberga la selva atlántica de castaños, robles, hayas, alisios, fresnos, tilos y avellanos bajo praderas suspendidas en el vacío y picos grises y blancos. La espesura cubre múltiples arroyos que formarán el Sella, salmonero como ninguno, cargado de historia como pocos, mítico y legendario desde las Fuentes del Infierno donde las nieblas y las robustas hayas ocultan extrañas leyendas. El Sella del desfiladeros de Los Beyos irá viendo surgir, en su camino hacia el mar, pueblos en difícil equilibrio, puentes de bella faz, xanas o ninfas cuélebres o dragones.

La comarca leonesa de el Bierzo ofrece otro perfil al viajero. El Sil recoge las aguas del Burbia, Cúa, Valcárcel , Boezas... y riega las tierras de la fosa intramontañosa, "paraíso suizo donde Ceres y Baco, Flora y Pomona podrían muy bien coexistir". Las Médulas atrajeron a los romanos, Compludo y Montes a los eremitas, Carucedo y el Valle del Silencio a los románticos. La orden del Temple se asentó en esta tierra y los romeros de la ruta Jacobea caminan por ella desde Foncebadón a Piedrafita. El Bierzo del Sil es pródigo en recursos naturales y culturales: valles agrestes, bosques de robles y castaños, pallazas, arte mozárabe, románico, cisterciense... ¡ qué éxito tienen sus pimientos, cecinas y vinos en la Moncloa de Cacabelos !

Las montañas del norte de Burgos son tajadas por el Ebro y sus afluentes.Se suceden hoces, escarpes y paredes verticales en una geología laberíntica y caótica que cubre una abigarrada vegetación y sobrevuelan las rapaces. La roca calcárea aparece horadada por kilómetros y kilómetros de galerías, deleite de quienes buscan el riesgo en el mundo subterráneo. Esta montaña, como también el valle del Cadagua, sirve al ocio de los habitantes de la urbe bilbaína.

Es, a otro nivel, la continuidad de las relaciones e intercambios establecidos desde tiempo inmemorial.

Entre Zaragoza y Soria se eleva la mole ingente del Moncayo, el dios colérico y benefactor que domina sobre la meseta y la depresión, el dios que cambia su veste de gris, blanco, verde o algodón. Aquí, en la población de Vozmediano, provincia de Soria, se produce el curioso fenómeno del nacedero del Queiles, río afluente del Ebro. A cierta distancia tiene su cabecera fluvial el Araviana, afluente del Duero, que discurre sobre suelo calcáreo y cuyas aguas se filtran, en buena parte, para surgir en otra cuenca hidrográfica. Ellas dan lugar al Queiles quien a veces arroja dos mil litros por segundo, significando un auténtico espectáculo para los ojos.

Alberche y Tiétar son, desde hace años, espacio de recreo de los habitantes de Madrid. No importa la época, la distancia es corta y la necesidad de la ciudad conduce a unos y otros hacia los embalses y piélagos de estos afluentes del Tajo. Masificación y deterioro, sin embargo, han hecho perder a muchos el entusiasmo por estos lugares que antes de la invasión del "turista de la naturaleza" eran paradisíacos.

Más atractivos resultan los numerosos cauces al oeste de los citados Alberche y Tiétar. Las aguas glaciles de la vertiente sur del Almanzor se deslizan por gargantas de esculturas pétreas hasta alcanzar el fondo de la Andalucía de Ávila. El canto de las aguas, la claridad del fondo, el frescor del paisaje inundan el espíritu viajero. Pero que nadie olvide al visitar la zona, disfrutar de los pueblos que cuajan las laderas y los campos de primor que riegan las aguas de Arbillas, Chilla, Lóbrega, Santamaría...

Al sur de la provincia de Salamanca, el río Alagón excava más y más hacia el interior provocando un importante fenómeno de captura fluvial. Hacia este colector principal afluyen aguas de Sierra Menor, Sierra de Béjar y Sierra de Francia cuyo aporte ha servido para abrir la amplia fosa que actúa de vía natural entre ambas mesetas. Los afluentes Batuecas, Quilama, Francia, Palla, guardan rincones inéditos entre bosques galería , matorrales de jaras, madroñeras y durillos. Las aguas discurren en espejo de continua transparencia sobre lechos de pizarra y granito, al compás del vuelo del buitre o la cigüeña negra .

(Artículo publicado en la revista Labranza en Junio de 1994).

Joaquín Berrocal Rosingana
Casa Rural Fuentes de Abajo
San Esteban de la Sierra
www.fuentesdeabajo.com